18 de junio de 2014

Las pinturas rupestres de Cerro Colorado: El libro de las hojas de piedra

Cerro Colorado es un pequeño pueblo cordobés al que la historia eligió como depositario de una gran riqueza: 30.000 pictografías se esparcen en los alerones y oquedales de las sierras, pintadas por los aborígenes que habitaron la región. Pero la falta de una adecuada protección pone en peligro la existencia de este cofre de la cultura aborigen.

Cuando llegué por primera vez a Cerro Colorado, lo primero que escuché fue el rumor constante del arroyo los Molles y del río los Tártagos. Y lo primero que me llamó la atención fueron los tres cerros: el Colorado, el Veladero y el Inti Huasi, depositarios de este fantástico libro de piedra. En aquellos años, los interesados en conocer esas pinturas debían alojarse en casas de familia o acampar en el único camping del lugar.

En Cerro Colorado, los doscientos pobladores que lo habitan se despiertan todas las mañanas sabiendo que, como les sucede a los pobladores santacruceños de Bajo Caracoles y Perito Moreno con la Cueva de las Manos, son involuntarios guardianes de los dos yacimientos más importantes de Sudamérica. Sin embargo, Cerro Colorado vegeta como un pueblito que no tiene nada, aunque allí también, en un rinconcito serrano llamado Agua Escondida, se encuentra la casa museo del gran poeta y folklorista Atahualpa Yupanqui.

 



Último Número

Argentime: The Argentine Review
Conozca la edición 86, nuestro último lanzamiento.
ampliar

Contacto

Para información sobre la revista y suscripciones:
Tel: 54 (11) 4711-7375
E-mail: info@argentime.com.ar