Actualidad
18 de junio de 2014

Subterráneos de Buenos Aires: Viajar con arte

Es centenaria, la primera que se inauguró en Sudamérica y la decimotercera en el mundo. Hoy luce remodelada, con trenes nuevos que reemplazaron a los centenarios Le Brugeoise, obras de arte e instalaciones en las estaciones y mejores condiciones para el viaje de los miles de pasajeros que la utilizan por día. 

A fines de 2013, la línea A de los subterráneos porteños cumplió 100 años. En marzo de ese mismo año ya se habían remodelado las estaciones que, en ese entonces, formaban parte del trayecto entre Plaza de Mayo y Carabobo. Pero antes de entrar en detalle de las nuevas obras, pasemos a recordar la historia de la que es la línea subterránea más antigua de Sudamérica.

El primer transporte terrestre mecánico que funcionó en la Argentina fue el ferrocarril, inaugurado en agosto de 1857. Seis años después surgió el tranvía de tracción a sangre, y en 1870 se inauguraron las dos primeras líneas de tranvías urbanos. 

Cuando en 1894 se decidió emplazar el edificio del Congreso en su lugar actual, la idea del subterráneo resurgió, pues se buscó acortar el tiempo de viaje entre la Casa Rosada y el Congreso. Con el mismo fin también se pensó en construir un tranway aéreo eléctrico que fuera por la Avenida de Mayo. Miguel Cané, intendente de Buenos Aires entre 1892 y 1893, también expresó en 1896 la necesidad de construir un subterráneo similar al de Londres.



Último Número

Argentime: The Argentine Review
Conozca la edición 86, nuestro último lanzamiento.
ampliar

Contacto

Para información sobre la revista y suscripciones:
Tel: 54 (11) 4711-7375
E-mail: info@argentime.com.ar